Uncategorized


La mayor demostración de habilidad política de Kirchner fue aparecer como contraposición al modelo del cual surgió.

Pero lo que es aún más interesante es que lo hizo mediante la resignificación del mismo slogan:

“Acompañando este proceso de transformación y cambio”

Aquellas palabras que fueron para apoyar a Menem sirvieron también para combatirlo.

Actualmente y en gran medida, el uso de la “ideología” es la oportunidad para moldear una estética que permite ya no la necesidad de cambios de nombres, sino de cambio de discursos.

Y enmarcado en ese concepto se explica por qué el que hoy parece un revolucionario estadista que defendió a rajatabla los intereses de los argentinos y especialmente de los más humildes, haya surgido de las entrañas del menemismo.

Salute.

A quien le interese, les dejo acá lo que escribió Domingo Cavallo tras conocer la muerte de Kirchner.

 

Escribo esta nota mientras estoy volando de Washington a Madrid, vuelo que inicié apenas dos horas después de que recibí  la triste noticia del fallecimiento del ex Presidente, figura señera, si la hubo, de la última década en la Argentina. Si bien mis colaboradores en Buenos Aires hicieron llegar de inmediato una nota  de pésame sincero a su esposa y a su familia, siento en este momento la necesidad de trasmitir mis pensamientos sobre la mejor forma de ayudar a Cristina Fernández de Kirchner, no sólo a encontrar consuelo, sino, fundamentalmente, a poder desarrollar con eficacia las gran responsabilidad que  demanda su investidura como Presidente de todos los argentinos.

Yo conocí muy bien a Néstor Kirchner y me consta que era un hombre sumamente inteligente. Como Gobernador de Santa Cruz recibió todo mi apoyo, porque, a diferencia de la mayoría de los gobernadores, era fiscalmente prudente y gobernaba la provincia en línea con las reformas que estábamos llevando adelante a nivel nacional. Él también apoyó toda mi gestión como Ministro de Economía entre 1991 y 1996 y me siguió apoyando en mis intentos por llegar a gobernar la Ciudad de Buenos Aires. Más aún, cuando yo competía con Duhalde y De La Rúa para la Presidencia, en 1999, él sugirió que Duhalde y yo presentáramos una fórmula conjunta, algo que resultaba imposible porque algunas definiciones de Duhalde en la campaña electoral hacían no creíble una alianza con mi partido.

Él me siguió apoyando mientras fui Ministro de De La Rúa, especialmente en mi apelación al Gobierno de la Provincia de Buenos Aires para que ajustara sus cuentas fiscales y redujera su endeudamiento con el sistema bancario. Su única desinteligencia conmigo, a fines de 2001, se produjo cuando yo le pedí medidas de ajuste a todas las provincias, incluida la suya, que nunca se había endeudado. Yo lo hice intentando suavizar el ajuste que debían hacer las provincias más endeudadas, en particular, la Provincia de Buenos Aires, pero él entendía que era injusto. Me temo que tenía razón, porque los dirigentes de la Provincia de Buenos Aires, prefirieron incendiar al País para evitar tener que pagar ellos los costos políticos de un ajuste explícito.

Anuncios

Llevo dos días de tristeza por la muerte de un tipo que vengo puteando hace años.

Me cuelgo en cualquiera de los canales.

Quien está mínimamente educado en el lenguaje audiovisual y conoce su trastienda, sabe que cualquiera puede hacernos llorar, cualquiera puede hacernos reir, y cualquiera nos puede indignar. Depende de como esté editado. Eso hacemos en las películas: nos conmovemos ante falsas realidades.

 

Pero las lágrimas de hoy no fueron falsas como tampoco la realidad.

Nadie llora por un chori y una coca.

Me emocionó la emoción ajena.

Vaya delirio orgánico.

Vaya sinfónica sensorial desafinada.

La gente lloraba por aquel tipo que yo pienso que muchas veces los perjudicó (muchas veces por su acción y otros por su omisión)

Y entonces empezás a pensar y despojarte del ego intelectual, que aunque quiera seducirte con un signo de admiración detrás de cada verdad concebida, lo dejás al costado y otra vez te ponés a pensar.

 

¿Es mi idea más valiosa que su lágrima?

No.

Pero tampoco lo contrario.

 

 

 

Pasaron horas y la gente seguía llorando.

Lo más importante es el “que”. Es decir, el motivo tanto de las ideas, como de las lágrimas.

 

Que haya cientos de miles acongojados por la muerte de alguien no me dice nada. Uno de los hombres más amado en su propia tierra durante el siglo XX fue Hitler. Cuando cayó el régimen Nazi, hubo gente que genuinamente se suicidó por no soportar su ausencia; por no soportar la caída del “modelo”.

 

Pero el “qué” en este caso fue: “Me devolvió la esperanza”

Y eso, claro, tiene otro valor.

 

En la apuesta de Kirchner por sacrificar los matices, me hizo estar “del otro lado”; y sigo estando. Es raro porque desde este lado del muro que Kirchner construyó, muchas veces me siento extranjero.

Concuerdo en la mayor parte de lo que pregona el kirchnerismo; lo que descreo es que sean ellos quienes lo practiquen.

Para decirlo de otra forma. Creo que el neoliberalismo es la forma mas sutil (lejos de la elegancia del término, me refiero a su costado siniestro) del colonialismo. Creo en la lucha por los derechos humanos (en un sentido más amplio del actual), en la distribución del ingreso y en tantas otras de sus banderas mostradas.

 

Kirchner para mi fue

 

Un tipo que renovó la corte suprema

Un tipo que fue el motor de la privatización de YPF en los 90

Un tipo que apostó a una Unión Latinoamericana

Un tipo que fue Menemista hasta que Menem perdió una elección legislativa

Un tipo que revitalizó la política como espacio para cambiar la realidad

Un tipo que recuperó el sistema previsional

Un tipo que con plata de la Anses financió a la General Motors.

Un tipo que aplicó el ingreso (parcialmente)universal a la niñez.

Un tipo que inundó el país de bingos y casinos en los lugares más humildes.

Un tipo que impulso la Ley de Medios.

Un tipo que poco tiempo antes le dio a Clarín la fusión Cablevisión y Multicanal.

Un tipo que dijo que dar el 82% a los jubilados era un delirio un año después de haber querido hacer el tren bala.

Un tipo que siguió con un acto cuando acababa de morir un pibe por un farol que cayó en su cabeza y que por 200 mangos había viajado desde Tucumán

Un tipo que prioriza el subsidio del gas a la clase media por sobre la garrafa de las clases bajas.

Un tipo que impulso la nulidad del indulto y los juicios a los milicos.

Un tipo que en los 70 se hizo millonario con los remates de los inmuebles.

Un tipo que se abrazó a Carloto

Un tipo que se abrazó a Moyano.

Un tipo bancado por José Pablo Feinmann

Un tipo bancado por Eduardo Feinmann

Un tipo que critica a Magnetto siendo socio de Hadad

Un tipo que critica a Fontevecchia siendo socio de Spolsky

Un tipo que incrementó sueldos a trabajadores

Un tipo que le subsidia la ganancia a los empresarios de transporte

Un tipo que su último accionar como presidente fue extenderle por 15 años el casino del Hipodromo a Cristobal Lopez (por decreto, siendo que vencía en 2017)

Un tipo que tuvo ministros muy buenos

Un tipo que tuvo ministros nefastos y corruptos

Un tipo que propagó la ley de matrimonio igualitario

Un tipo que lo puso Duhalde

Un tipo que dijo que Menem fue el presidente más Federal después de Perón

Un tipo que se sostuvo con los intendentes mas destructivos y nocivos del conurbano

Un tipo que su forma de enfrentar al FMI fue pagarle.

Un tipo que hizo mucha guita mientras estuvo en la gestión pública.

Un tipo que estatizó Aerolineas

Un tipo que no hizo ni un vagón de tren.

Un tipo que se quejó de los que depositan la guita fuera del país

Un tipo que depositó la guita de la provincia fuera del país.

Un tipo que llamó a luchar contra los evasores

Un tipo que formalizó el blanqueo de capitales.

Un tipo que hizo el “fútbol para todos”

Un tipo que “se fue” el día después del que se informó que en en Misiones murieron 206 chicos en lo que va del año.

De hambre.

.

 

 

Kirchner fue Peronista. El peronismo es una abstracción.

Kirchner fue de izquierda y de derecha. Por eso yo fui “Kirchnerista” alguna vez y por eso dejé de serlo. Y por esa misma lógica, a otros les pasó lo contrario.

A cada uno le hizo creer que en realidad estaba de su lado pero que necesitaba del otro.

Igual que Perón; hasta que un día gritó “imberbes” pero no lo quisieron escuchar.

 

¿Saben lo que piensa Hebe de Bonafini de Moyano?

 

¿Saben lo que piensa Verbitsky de Moreno?

 

Lo que nadie sabe es quien fue Kirchner.

Y así y todo, estoy triste.

 

.

hvala liepa.

Con suma modestia pienso que

el principal causante de la violencia no es la falta de educación, de leyes o de trabajo.

Hay mucha gente que necesita un abrazo y no lo encuentra.

No señores no.

La culpa no es de Perón,

no es de Videla.

La culpa no la tienen Menem, Nestor o Cristina.

Es sólo mía

es sólo nuestra.

y de Cris Morena.

No señores no.

La culpa no es de Perón,

no es de Videla.

La culpa no la tienen Menem, Nestor o Cristina.

Es sólo mía

es sólo nuestra.

 

Página siguiente »